Tu bebé siente tus emociones desde el vientre!

0

 

Tu bebé siente tus emociones desde el vientre!

¿Sabías que tu bebé puede sentir tus emociones desde el vientre?  

Expertos se han dedicado a descubrir los misterios de la vida intrauterina de los bebés y han encontrado evidencias de que el bebé percibe el estado emocional de su madre y esto podría afectar el resto de su vida. 

¿Cómo?

El bebé puede guiarse por los tonos cambiantes en la voz de la madre, sus caricias, su ritmo cardíaco y respiración. Se ha determinado que las emociones que la madre experimenta liberan hormonas que llegan al bebé a través de la placenta. Además, estas señales químicas cambian el sabor del líquido amniótico.

Madre e hijo gozan de una conexión sagrada durante el embarazo, algo que con ayuda de la voz, amor y  bienestar mental de la madre les permite fusionarse emocionalmente, entenderse y conocerse.

Estas emociones  afectan  la vida del bebé… ¿cómo? 

La placenta protege al bebé, evitando que se filtren por medio del cordón umbilical los neurotransmisores y hormonas más toxicas para su desarrollo, entre ellas, el cortisol y las catecolaminas, resultado del estrés, angustia y miedo severo de la madre.

El estado emocional de la madre a lo largo del embarazo puede afectar el desarrollo del bebé y su salud mental y física futura. Las emociones que el bebé perciba quedarán en su memoria, afectando también su personalidad y comportamiento.

Cuando la madre experimenta esas emociones negativas, también se reduce el flujo sanguíneo que le llega al bebé, privándolo de obtener nutrientes para formarse óptimamente.  Cuando hay una segregación significativa y frecuente de hormonas dañinas, logran cruzar la placenta, potencialmente afectando el sistema nervioso del bebé, además de trasmitir una dosis de adrenalina que aumenta su ritmo cardiaco, presión arterial y hace entrar al bebé, un ser consciente, en estado de alerta, afectando su comportamiento futuro.

Estudios dicen que  las emociones que tienen efectos negativos en el cuerpo pueden influir en el coeficiente intelectual del niño, y predisponerlo para que tenga más riesgos de padecer problemas mentales y de comportamiento,  y condiciones temporales como ansiedad, esquizofrenia, déficit de atención, irritabilidad, y cólicos, entre otros.

Las experiencias que afectan negativamente a la madre también han sido relacionadas con el adelanto del parto, como resultado bebés prematuros, y bajo peso del bebé al nacer.

¿Cuales emociones sienten?

Por medio de su voz sonora, su respiración tranquila,  su ritmo cardíaco estable y por supuesto,  a través de su amor y bienestar emocional,  la madre puede transmitirle al bebé un estado de plenitud, protección y armonía. El bebé responde a esos estímulos sonriendo, llorando, chupándose el dedo, moviendo el cuerpo, dando pataditas, demostrando emoción, agitación o calma.

Conoce algunas emociones que le trasmites a tu bebé y sus efectos:

Felicidad, Tranquilidad, Emoción. Las emociones y pensamientos maternos positivos producen endorfinas que se encargan de rodear al bebé de bienestar y experimentar sensaciones favorables como ritmo cardiaco estable y buena oxigenación. Frases positivas reafirman tu amor por tu bebé, ¡él escucha! Además, por medio de caricias a tu barriguita, masajes y conversaciones construyes un vínculo con tu bebé que lo hace confiar en ti, sentirse protegido y te convierte en la persona que mejor conoce.  Reír, disfrutar de actividades relajantes  y escuchar música que te relaje o agrade, entre otras actividades prenatales, te permite transmitirle todas esas emociones positivas.

Miedo. En casos de violencia doméstica o abuso sexual, prevalece un constante estado de miedo.  Un estudio reveló que cuando un padre y madre se gritaban, el bebé se veía agitado en un ultrasonido, indicando que esa energía negativa definitivamente afecta al bebé, además de señalar que lo que el padre le dice o hace a la madre también afecta al bebé.

Tristeza. Las penas pueden perjudicar la salud de la madre, manifestándosete en forma de llanto o acciones que pueden perjudicar al bebé como consumo de alcohol o cigarrillos. Aunque el llanto puede ser una forma de calmarse la tristeza aguda puede conducir a problemas de sueño, digestión y presión alta en la madre, además de estar ligado a la depresión del bebé en la vida adulta.

Ira. Estar enojada puede acelerar el ritmo cardíaco y la presión arterial de la madre, causando que los vasos sanguíneos se contraigan y reduzcan la oxigenación para el bebé  y comprometiendo su suministro de sangre.

Estrés. La madre puede trasmitirle al bebé intranquilidad si sienta mucha tristeza o rabia. Las emociones que alteran a la madre activan el sistema endocrino del bebé, afectando su desarrollo cerebral. Además, la depresión o estrés extremo aumentan las posibilidades de que el niño sufra las mismas aflicciones de grande.

Sufrimiento emocional y físico. Los pensamientos negativos o preocupaciones en exceso también contribuyen a que tu bebé se sienta alarmado, que perciba todo tu energía, posiblemente causando que nazca antes de tiempo y mientras está en el vientre, que sufra. Cuando la madre se somete a alguna operación por su bebé, él siente el dolor que puede tener secuelas futuras. A veces estos procedimientos ayudan a salvar la vida de los bebés o corregir alguna anomalía.  En el caso de los abortos, se ha visto bebés retorciéndose y encogiéndose, alejándose de las herramientas del proceso.

 En el embarazo es primordial que cuides de tu salud emocional. Estarás sembrando en tu cuerpo y del bebé las emociones esenciales para un buen desarrollo físico y emocional, además de construir una conexión extraordinaria con  él.

 

Share.

About Author

Leave A Reply